Plan Anual

Un plan de aseguramiento diseñado para que no tengas que
preocuparte más que por consentirlo.

Es imposible describir la felicidad que se siente de tener un hijo peludo.

Consentirlo, quererlo, arruncharse con él, verlo saludarte con tanta emoción que no puede controlar, como si fueras la única persona del mundo que le importa.

Pero a veces nuestros hijos peludos pueden sin quererlo hacerle daño a otras mascotas, a otras personas o a los bienes de algún tercero, y no siempre tenemos un ahorro para imprevistos o un amigo abogado que pueda asesorarnos en una eventualidad.

Por eso diseñamos nuestro Plan de protección anual, para que puedas estar tranquilo y tengas el respaldo que necesitas cuando pase algo que no esperabas.